Posts Tagged ‘grijelmo’

El verbo preciso

enero 23, 2008

Hay una lista muy útil de verbos capaces de sustituir a los inertes “afirmar” y “decir” para conseguir mayor precisión al redactar un texto periodístico, que muchas veces consiste en contar lo no mucho que cuentan políticos, expertos, inventores, titiriteros, testigos de sucesos y otras fuentes variadas.

Es de Grijelmo, que nos anima a los plumillas a “relacionar el verbo con el que expresamos una verbalización y el contenido de ésta”. Precisar, matizar, explicar, sentenciar, narrar, describir, expresar, susurrar, articular, pronunciar, declarar, describir, informar, alegar, formular, observar, reseñar, opinar, revelar, transmitir, argumentar, definir, sugerir, repetir, arengar, asentir, responder, disentir, murmurar, detallar, enunciar, citar, pormenorizar, exponer, atestiguar, especificar, corroborar, glosar, insistir, proclamar, espetar, argumentar, argüir, apostillar, rebatir, negar, mantener, criticar, exclamar, protestar, cotillear, farfullar, rezongar (gruñir, refunfuñar a lo que se manda, ejecutándolo de mala gana), bisbisear (musitar), proferir, interrumpir, cuchichear, balbucear, objetar, augurar, pronosticar, presagiar…

periodismo2-640x480.png

Por cierto, el blog de Arcadi Espada me tiene entusiasmado. Hoy se despacha con las fotos de la familia real. Un buenazo: lo peor que pueden decir del periódico

estilo directo/indirecto

noviembre 29, 2007

Me permito la presuntuosa decisión de recuperar en Barataria la sección “Dignidad periodística”, cultivada en La Revolución Creativa como humilde llamada de atención
-o soberbia protesta- sobre los malos usos del lenguaje en la santísima profesión del teléfono y el Quark.

Empezamos con la mezcla de estilos indirecto y directo. Dice Grijelmo que a través de la prensa deportiva se coló en el lenguaje periodístico un vicio que pretende economizar palabras y, sin apenas conseguirlo, redunda en un mal uso de la sintaxis. Es la mezcla de estilo directo y estilo indirecto en la reproducción de frases pronunciadas por una fuente de la información que escribimos. Comprender la sencilla diferencia entre ambos estilos y, sobre todo, no mezclarlos, son cuestiones decisivas para no defecar sobre el papel.

Ejemplo de estilo directo: El alcalde de Saturno me dijo: “Estoy preocupado”.

Ejemplo de estilo indirecto: El alcalde de Saturno me dijo que estaba preocupado.

Ejemplo de mezcla incorrecta de ambos: El alcalde de Saturno me dijo que “estoy preocupado”.

alf.jpg