Poesía cinematográfica

agosto 14, 2008

Cuando WALL-E Batallón de Limpieza termina uno se queda en la butaca, esperando maravillado como a que no acabe, a que nada se estropee, a que vuelva a empezar a moverse el pequeño robot, qué se yo… Después se resigna, graderío abajo, aunque con la sensación inconfundible de haber disfrutado de un regalo emocionante, de una obra maestra imperecedera.

Anuncios

8 comentarios to “Poesía cinematográfica”

  1. alcancero Says:

    Veo que ha ido usted al Corte Inglés a verla. Eso de “graderío abajo” es revelador.

  2. enderwiggin Says:

    no no!! al centro, al centro


  3. Tengo muchas ganas de verla. ¿Te das cuenta que si le cambiásemos una letra se llamaría Willy?

  4. enderwiggin Says:

    no te la pierdas!!


  5. Acabo de llegar de verla! waaaaaall.E….eeeevaaaaa

  6. cholo Says:

    Cero pelote¡¡

  7. chapu Says:

    Pues fíjate que en ese momento, todo el mundo se largó. S elevantaron y se fueron y pasaron de los dibujos de los créditos que dicen cómo acaba la historia. Se quedaron a medias y mi señora y yo allí sentados, solos. Lo bueno de quedarte hasta el final es que puedes bajar el graderío (yo sí fui al C.I) haciendo el mono y no te ve nadie.

  8. enderwiggin Says:

    es verdad! jiji


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: