cristina y nacho

abril 10, 2008

Cristina deja ver sus muslos pálidos como leche condensada cuando toca el piano. Es delicada y lánguida, a veces sonríe -cuando Nacho se desquicia- y siempre canta sobre la línea que separa el encantamiento y el ridículo, aunque siempre termina encantando. Nacho se arrastra por el escenario como un espectro febril. El público sólo se anima cuando él, balbuceante, se tambalea y no atina siquiera a recoger la guitarra que antes ha perdido en el suelo mientras la música continúa. Parece que la gente quisiera verle fenecer ahí arriba como cénit del espectáculo, escena de su mitificación. Pero sobrevive el nihilismo y también canta algunas letras sobre mentes perdidas entre escombros. Y bueno, creo que no voy a continuar escribiendo esta mierda de mensaje.

Rafa Espada
Anuncios

8 comentarios to “cristina y nacho”

  1. bullock11 Says:

    Grande en Málaga!!!

    Para mi un gran descubrimiento, el de Nacho Vegas, a partir de Bunbury.

    Un abrazo primo!!

  2. Violeta Says:

    Yo estuve en el que dieron en Madrid en enero, con amiguitos tuyos, por cierto. La Rosenvinge es el tipo de mujer de la que se diría que su problema se arregla con un pollazo en la boca. La pena es que a ella le han dado ya muchos, y oye, no hay manera de despertarla. Sobre Nacho Vegas no diré nada, pues me inspira justamente el sentimiento que él quiere transmitir: hastioso nihil. Y ya he dicho algo. Mierda.

  3. Paco Says:

    El jueves actuaron esos dos en Granada.

    El concierto fue lamentable. Mucho peor de lo que esperaba.

    Lo mejor, la compañía y lo que pasó después.

    Sí, estás en lo cierto… jejeje…


  4. Me pido primer para lo del pollazo a la Rosenvinge.

  5. Edu Laporte Says:

    Me ha gustado lo de las piernas de leche condensada. Mmm, me ha entrado hambre incluso, antojo diría yo, de leche La Lechera con o sin piernas blanquecinas.

    Qué voy a decir yo de la Rosenvinge? Qué todavía tiene ese miedo adolescente de los poppis y los coools al qué dirán. Y hace los gestos a medio hacer, me atrevo o no me atrevo. Cree que ese es su encanto, pero a mí se me antoja una tía soporífera y coñazo como hay pocas.

    Y de Nacho Vegas. Aparte de su tripón de metadona, como apuntaba un amigo en ese concierto en el que yo también estuve, me parece más viejo de lo que tiene, que creo que son 32 palos. Creo que del dueto, tiene el mayor peso (no hablo de grs), pero claro la otra está buenilla. Compensaciones musicales, I guess.

  6. Ender Says:

    la decadencia hecha espectáculo

  7. Marusiña Says:

    No sé xq criticais tanto. A mí me encantaron los dos. Son poesía pura, y que no entendais su arte es una pena, la verdad. Christina tiene un gran encanto y Nacho, con barriga o sin ella, es puro morbo haga lo que haga.

  8. cholo Says:

    Sólo unas letras:

    D-CP-CIÓN


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: